JM News Portal - шаблон joomla Продвижение

Una corte superior brasileña ha recibido 146 peticiones de “habeas corpus” a nombre del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva luego de una espectacular discordia del fin de semana entre jueces de una corte menor sobre si debe ser liberado de prisión.

La jueza Laurita Vaz del Tribunal Superior de Justicia rechazó una de las peticiones el martes. Ninguna fue presentada por la defensa de Lula.

En su fallo, Vaz criticó a Rogério Favreto, un juez de turno del Cuarto Tribunal Federal Regional que ordenó la liberación de Lula el domingo. Esa orden desencadenó confusión cuando otros jueces no estuvieron de acuerdo con la decisión. El presidente de la corte Carlos Eduardo Thompson Flores Lenz finalmente intervino y ordenó que Lula permaneciera encarcelado.

El drama reflejó lo polémico que ha sido en Brasil el encarcelamiento de Lula. Comenzó a cumplir en abril su sentencia por una condena por corrupción. Lula afirma que hubo motivación política tras los cargos.

El expresidente brasileño permanece encarcelado, cumpliendo una pena de 12 años y un mes de prisión por corrupción. Fue condenado por ser el beneficiario de un apartamento en el litoral paulista ofrecido por la constructora OAS, a cambio de mediaciones para obtener contratos en Petrobras.

Lula, de 72 años, imputado en otros seis casos, niega que ese apartamento sea suyo y considera su condena parte de un complot de las élites para evitar que pueda volver al poder.

El expresidente (2003-2010) encabeza las intenciones de voto para las elecciones presidenciales de octubre, a pesar de que su candidatura tiene grandes chances de ser invalidada por la justicia electoral.

Rechazo a prisión en Venezuela

La oficialista Asamblea Constituyente de Venezuela, que rige el país con poderes absolutos, aprobó este martes un acuerdo en "rechazo al secuestro judicial" del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, encarcelado por corrupción.

"Aprobado el acuerdo en rechazo al secuestro judicial de Lula (...). Lula da Silva es un preso de la dictadura de Michel Temer (mandatario de Brasil) para impedir que llegue a la presidencia (en los comicios de octubre)", expresó la asambleísta Tania Díaz, vicepresidenta de la Constituyente.

"Todo apunta a que podría ser reelecto", acotó la asambleísta, provocando que el hemiciclo estallara en aplausos.