Empresas

Entre 290 y 1.500 dólares cuesta la instalación de láminas de seguridad en un vehículo

Hace más de diez años, “Jorge” adquirió en una subasta un vehículo modelo Trailblazer, y cuenta que lo que más le llamó la atención es que era blindado. En su momento el carro fue utilizado como un bien gubernamental y sirvió para recorridos de expresidentes de la República, específicamente durante las administraciones de Gustavo Noboa, Alfredo Palacios y los inicios de Rafael Correa, cuando finalmente fue dado de baja.

Los vidrios de su carro no bajan y además tienen un grosor de 21 milímetros, lo que hace que el peso normal del vehículo aumente y que sea prácticamente impenetrable. El vehículo es de uso familiar, y cuenta que los vidrios soportan disparos de armas de hasta calibre 40.

Nancy Segovia, administradora de “BlindCar”, empresa dedicada a brindar protección en vehículos y viviendas, afirmó que por cuestiones económicas los clientes prefieren instalar láminas de seguridad en las ventanas de los vehículos y no blindaje. Las láminas se pueden encontrar desde los 290 dólares hasta un máximo de 800, y las hay en varias presentaciones. El precio va de acuerdo al grosor (micras) que solicite el cliente.

“Hay ciertas láminas que son óptimas para la desviación de proyectiles balísticos, y pueden llegar a costar hasta 1.500 dólares”, explicó.

Ella comentó que, en el caso de los blindados, ya son láminas de vidrio que pueden ser hasta de 30 milímetros y que estos servicios pueden superar los 10 mil dólares. Este último sistema se suele instalar en vehículos gubernamentales, políticos, grandes empresarios y hasta futbolistas.

“Lo más común es que se instalen láminas de seguridad en los vidrios, y la demanda ha aumentado en el último año debido al repunte de la inseguridad. En caso de un ataque a balas, la lámina es más vulnerable, pero sí da tiempo para poder escapar de los atacantes”, explicó.

La empresa “SeguriCar”, con más de 20 años de experiencia en el mercado, trabaja también con el tema de blindaje y seguridad para vehículos.
Milton Ochoa, su propietario, detalló que la colocación de láminas de seguridad es lo más recurrente, y que su instalación puede tardar desde tres hasta nueve horas, dependiendo del tipo que se vaya a trabajar, y para ello desmontan totalmente el vidrio.

Él explicó que, en el caso de blindaje, hay que hacer un trabajo especial en los marcos de las puertas, en la tapicería, y además se instala otro sistema de elevadores, ya que el peso del vidrio aumenta hasta en un 300 por ciento, debido al grosor.

Este tipo de trabajos se realiza también en viviendas, y el principal fin es brindar seguridad a quienes allí habitan. El grosor de las láminas se mide por micras, y las hay en 8 mil, 12 mil, 16 mil, 24 mil, 36 mil, 60 mil, y en cinco tonalidades, desde claro a oscuro. La duración o garantía es de hasta doce años, sostuvo Ochoa.

Javier Delgado cuenta que hace nueves meses invirtió más de mil dólares en la instalación de láminas de seguridad en su camioneta doble cabina del año 2015.

Él no lo considera como un gasto, sino como una inversión. Él es comerciante de mariscos y en dos ocasiones ha sido asaltado, por lo que considera que no está de más protegerse.

“Viajé a Guayaquil para instalarlos. Me propusieron el blindaje, pero es mucho más costoso y el carro se pone pesado, por eso me decidí por las láminas”, explicó el comerciante.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba