NacionalesNoticias

Las falencias de la cárcel de Turi se conocían desde 2021

El informe detalla que no funcionaban los escáner de objetos, ni corporales, por lo que ni el control de las visitas era adecuado. 

Las 20 muertes de la cárcel de Turi pudieron ser más. Así lo señaló el director del sistema de rehabilitación social (SNAI), Pablo Ramírez, durante una rueda de prensa en la que dijo que a través de un sistema de alerta temprana se evitó, al menos, 83 muertes.

Pero las personas privadas de su libertad no pueden ser vistas como números. Más en un sistema penitenciario como el ecuatoriano donde las masacres se han repetido (habiendo sido 2021 el año más violento) pese a las recomendaciones internaciones e incluso informes que detallan las falencias.

Anterior Asamblea

La Asamblea Nacional anterior hizo en 2021 un informe sobre el estado carcelario del país. Ahí se detalló que, en la cárcel de Turi había presencia de la Policía Nacional y Fuerzas Armadas en el perímetro exterior, pero que no había un sistema automatizado de registro de visitantes y, tampoco escáner de objetos, corporales y de vehículos.

También se dijo que el sistema de cámaras en el interior de los pabellones no servía y que las llaves de los pabellones estaban en poder de los reos. Tampoco había inhibidores de señal y para los agentes había un solo chaleco antibalas; además, no contaban con armas, ni siquiera no letales. Estas observaciones llegaron a la actual Asamblea que las aprobó, en noviembre de 2021, y estableció recomendaciones.
 
Incluso, antes de llegar al poder, en febrero de 2021, el presidente Guillermo Lasso se refirió a las falencias en Turi.
 

 

 
Cinco meses después, se espera que las 20 muertes de Turi se conviertan – como dijo el Ministro del Interior, Patricio Carrillo – en una «oportunidad» para poner en marcha las recomendaciones; entre esas el censo carcelario que permita definir el nivel de peligrosidad de cada reo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
× ¿Cómo puedo ayudarte?