Noticias

Por qué la variante delta del COVID-19 es más peligrosa

Asesor de Enfermedades Virales de la OPS aclara que se trata de un tema de proporciones, no un efecto del virus.

La variante delta del coronavirus SARS-CoV-2 ha sido detectada hasta ahora en 124 territorios -Ecuador incluido- y ya representa más de tres cuartas partes de las muestras secuenciadas en muchos países.

Esta variante altamente contagiosa fue identificada por primera vez en India y debería convertirse en la dominante en los próximos meses, indicó la Organización Mundial de la Salud (OMS)

De las otras tres variantes de coronavirus llamadas preocupantes (VOC), la alfa, detectada por primera vez en Gran Bretaña, se detectó en 180 territorios, la beta, detectada por primera vez en Sudáfrica, en 130 y la gamma, detectada por primera vez en Brasil, en 78.

Según las secuencias de SARS-CoV-2 enviadas a la iniciativa científica mundial GISAID para compartir datos sobre virus, durante cuatro semanas hasta el 20 de julio, la prevalencia de delta superó el 75% en varios países.

En Ecuador, las autoridades sanitarias informaron el lunes de la detección de 30 nuevos casos de esta variante delta, la mayoría en la provincia de El Oro y que son siete los fallecidos por esa variedad del coronavirus.

La semana pasada, las autoridades habían avisado de diez contagios y cinco fallecidos con la variante considerada de alta transmisibilidad, y que se habían aplicado sistemas de cerco epidemiológico para evitar su propagación.

La variante delta, identificada en octubre, tiene una serie de mutaciones en la proteína de la espícula que alteran su forma de interactuar con el receptor ACE-2 favoreciendo su capacidad de infectar las células y de pasar de un huésped a otro.

Se estima que la variante delta es entre 30% y 60% más transmisible que otras variantes del coronavirus. Por ejemplo, si una persona con coronavirus infecta a otras dos personas, esta variante puede transmitir el patógeno de cuatro a ocho personas.

Jairo Mendez-Rico, asesor de Enfermedades Virales de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), consideró semanas atrás que “sí se ha visto que las variantes se han vuelto más contagiosas”, lo que ha garantizado el éxito de su diseminación en tantos territorios.

“No hay evidencia científica para decir que sea más agresiva o que esté generando más muertes”, dijo Mendez-Rico a la agencia EFE, al aclarar que se trata de un tema de proporciones.

“Si tengo más personas infectadas, hay mayor probabilidad de que estas personas se enfermen de manera grave y eventualmente mueran, pero es un efecto de la proporción y no un efecto del virus”, completó.

Sobre eso, también “está circulando una duda de si la variante delta está matando más a los jóvenes, pero es sencillamente una percepción”, explicó el científico.

“Como en muchos países se empezó a vacunar a la población con mayor riesgo, que son los adultos mayores, entonces el virus se va desplazando. Y en los jóvenes, que de hecho se han relajado con las medidas, el virus se va desplazando y allí empezamos a ver una gran cantidad de infectados”, completó.

“No es porque el virus esté infectando más a los jóvenes, es porque se está desplazando porque estamos protegiendo más a otras poblaciones”, comentó.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba